De lo virtual a lo real, en Guadalajara

Una gran acogida y la sensación de haber estado en un Festival de los grandes fue lo que me traje a Chile.

Entre el 6 y el 13 de Marzo estuve en México, invitado al XXIII Festival Internacional de Cine en Guadalajara, uno de los puntos de encuentro más importantes de la industria del séptimo arte a nivel iberoamericano.

Luego de una labor de cinco meses a través de Internet desarrollando y diseñando el Sitio Web oficial del Festival, y sin conocer físicamente al equipo de trabajo que en Guadalajara trabajó en los contenidos, salí disparado en un cohete de AeroMexico a convertir los kilos de bits remezclados en todo este tiempo, en átomos.

Mucho trabajo, reuniones y buen cine, fueron la pauta de una semana cargada de asombro, desde ver la imagen de la Catrina del Festival, que tantas veces retoqué en Photoshop, convertida en gigantografía en distintas partes de la ciudad, hasta conocer personalmente al equipo del Festival, con quienes intercambié e-mails durante varios meses.

Una gran acogida y la sensación de haber estado en un Festival de los grandes fue lo que me traje a Chile. Sin duda de los mejores viajes de trabajo de mi vida.

También, me di el tiempo de escribir comentarios de las películas que vi:

Sólo me faltó escribir algo de la cubana “Personal Belongings”, que fue la última antes de venirme. Buena película, aire fresco para el cine cubano.

Comentarios cerrados.