Caramelo chino

dulce.jpg

Más temprano que tarde, China será un destino común de vacaciones para cualquier chileno.

Ayer viernes, después de terminar el aseo de nuestro querido Kuon, Lucas nos invitó a una sopa oriental. Su hijo, Fabián, nos ofreció después caramelos de menta. El juego consistía en encontrarlos en alguno de los rincones donde los había escondido. Cuando hallé uno, me sorprendió el paquete, por lo atractivo de su diseño y por su significado. No decía “Made in China” sino que era un dulce 100% chino, traído directamente desde allá. Cuando en 2001 fuimos con el grupo de Kung Fú a China, tomé unos videos que después convertí en un artículo para EAC // MAGAZINE, llamado Cuando China se convierte en Mefloquina. En ese artículo me preguntaba cuánto tiempo debía pasar para que, en vez de consumir productos fabricados allá, con envoltorio adaptado al mercado local, accediéramos a los mismos productos que los chinos. La respuesta es que eso ya está pasando.

Siempre he tenido como un fetiche visual e intelectual la estética urbana de Blade Runner y sus espacios saturados de globalización y mundo oriental, que por simple aritmética nos sobrepasa por mucho. Ahora me pregunto cuánto tiempo pasará hasta que viajar a Pekín o Hong Kong deje de ser un lujo o una excentricidad y que sea un destino cotidiano de turismo. Que deje de ser una osadía de grandes y pequeños empresarios en busca de nuevas oportunidades, sino que sea una alternativa de vacaciones del chileno común.

Mientras eso no pasa, disfruto los dulces de Fabián, las zapatillas Fei Yun, las sopas y restoranes chinos (que creo que son un gran tema de estudio sociológico ya que siempre están abiertos y medios vacíos) y junto plata para un viaje que podría oscilar entre Tibet, Tailandia y Japón.

7 Respuestas a “Caramelo chino

  1. Hola Jorge! Yo solia consumir esos cuando era chico! Aunque no me gustaban mucho. Prefiero una alka. Aunque a vece se echa de menos, especialmente aquellas con sabor a jengibre! Y si! Soy un chino-chileno que vive en Sydney, jaja, la mezclita, pero asi es la vida, llenas de sorpresas y transiciones inesperadas. Mis viejos tienen un restorant en La Serena, asi que ya sabes, eres más que bienvenido si alguna vez pisa la tierra de las papayas 😉

    Saludos!

  2. Hola Chad, qué bueno recibir tu comentario! Mi hermana vive en La Serena y tenemos un terrenito en familia en Las Rojas. ¿Dónde queda el restorán chino? Yo conozco uno que queda en Peñuelas. Otra coincidencia es que uno de mis mejores amigos, Chambaro, vive en Sydney, está sacando su doctorado.
    Saludos, espero que vuelvas a mi Blog.
    JHC

  3. Querido Coke:

    piensa que cuando fuimos a China la primera vez era algo insólito para mucha gente. China mismo era un lugar carente de extranjeros. Este año, en que volví, encontré una China que ha seguido creciendo, sigue siendo inhóspita para los blancos, pero ese es otro tema.

    Si de viajar se trata, mi recomendación sería Tailandia. Un lugar amable, de gente suave, donde todo el mundo habla inglés o al menos lo entiende, donde se come rico, donde la delicadeza en los detalles es un sello que marca la vida cotidiana. Sí, hay cosas oscuras también, no lo niego. Pero haciendo la suma total, Tailandia es un lugar ideal para descansar y reponer energías.

  4. Gracias por las recomendaciones Lucas! Y gracias por escribir en el Blog

  5. En serio? El de nosotros está en La Serena, cerca del Faro y al frente de Inacap.

    Y Lucas, creo que lo “carente de extranjeros” depende del lugar. En las ciudades más rurales, en mi ciudad por ejemplo, Canton, no hay ni una sombra de extranjeros. Bueno, un poco exagerado a lo mejor, uno o dos habrán. Pero en las ciudades grandes como Pekin y en Shanghai, especialmente en el último, cada día hay más immigrantes, hombres de negocios provenientes de Europa y América. De hecho, algunos hablan hasta el idioma. Yo nunca he escuchado un “gringo” hablar en chino “fluido” (no palabras sueltas), pero cuando me dijeron y confirmaron eso, quedé como “tengo que ver para creer”.

    Bueno, lo mismo me podrían decir a mi, que nunca han visto un chino hablar el español. 🙂

    Saludos.

    PS: en qué U está sacando el doctorado tu amigo?

  6. Ah, se me olvidó lo de Tailandia. Mi semana de experiencia en Tailandia, Bangkok, fue totalmente opuesta a la de Lucas. Principalmente por que es muuuuy pero demasiado caluroso. Y no es un calor normal por los rayos del sol, sino que es como una capa gruesa de aire que te presione y que no te deja respirar. Uno sale a la calle, y al minuto ya tiene la polera pegada al cuerpo, no importa si hay sol o no. En ese país no se puede vivir sin un aire acondicionado. 🙁

  7. Bueno, habría que buscar una buena fecha para ir a Tailandia, de todos modos, Asia me parece un continente lleno de sorpresas por descubrir.
    Mi amigo hace el doctorado en la University of Sydney.
    Saludos!