The Martian, Ridley Scott recargado

martian

“Starman” de David Bowie, irrumpe en el mejor momento de la película

¿Pulgares hacia arriba para Misión Rescate (The Martian)? Ver el trailer puede confundirte un poco. Ver cómo un director que dirigió la mejor distopía de todos los tiempos (Blade Runner) y que incluso se anotó el terror espacial más emblemático (Alien, el octavo pasajero), podía meter la pata una vez más como lo hizo con Prometheus, y quedar definitivamente en el olvido, era preocupante. Cómo no volver a ver algo bueno de la mano del inglés de Thelma y Louise. Esta vez lo hizo. En una apología al Nasa-thinking, a lo geek, a lo maker, a lo hacker, al self del rendimiento. Ver a uno de los personajes de Interstellar (Matt Damon como Dr. Mann) convertido en el botánico Mark Watney, abandonado en Marte, resolviendo dilemas de sobrevivencia a 60 millones de kilómetros de la Tierra, prometía continuidad fisonómica con lo mejor del cine estelar-realista de los últimos años (la estupenda Jessica Chastain es también parte del elenco). Una factura visual exquisita, ese filtro anaranjado que hizo parecer a las áridas montañas de Wadi Rum (Jordania) como el propio Marte. Aunque a ratos disonante con las repetidas gringadas propias del cine de misión espacial estadounidense (gritos de alegría desde la mesa de control de la NASA, esa explosión de felicidad post-estrés que nos han vendido desde que existe el género). Rescatemos que esta película se levanta sin agujeros de gusano y viajes chamánicos astrofísicos como los de Interestellar (riesgosa apuesta); ni enanos café de largo cuello que traen un mensaje encriptado para la humanidad; tampoco vacilaciones filosóficas de un náufrago de las estrellas; tampoco disparos láser que atraviesan titanio; robots de complejas emociones que generan una “relación” con el protagonista (2001, Odisea del Espacio; Moon); o paisajes humanos futuristas con tecnologías supersónicas y ropa de lycra impermeable. No. Es una película finalmente práctica. Casi nihilista, lo que no se nota con la música disco que a ratos acompaña. Nadie te observa allá. Estás ahí, solo tú y tu mente. Lo que tenemos es un astronauta científico intentando resolver el peor escenario posible y que se sirve de un ingente cóctel de neuronas hiper ágiles para aguantar una larga espera. Un tributo, sin duda, a lo que producen las mejores universidades del primer mundo y a la investigación aplicada del Siglo XXI.  Una oda al emprendimiento científico. Un mensaje claro también para decir que no es broma que tenemos que empezar a mirar al cielo si queremos perpetuarnos como especie. Y lo mejor de todo: un tema en el momento preciso, de un soñador de la carrera espacial, de los primeros trips del rock cósmico: Starman, del gran David Bowie. Mientras Watney prepara el escape final, luego de que Scott nos involucrara en la psicología de un personaje simpático, resiliente y porfiado. Con un optimismo a ratos agotador, pero que finalmente, convence.

El desafío de un nuevo entorno para la Reputación Corporativa

Publicado en el sitio Reputación Corporativa el 15 de octubre de 2015

Abordamos junto a Jorge Hernández, Senior Counselor de Hill + Knowlton Strategies, aquellos aspectos más relevantes de nuestro entorno que están desafiando a las compañías para construir su Reputación Corporativa.

Sigue leyendo

Entrevista en el portal CDP-UC

Los espacios colaborativos son una nueva frontera laboral para los pre-millenials

Los espacios colaborativos son una nueva frontera laboral para los post-millenials

Como parte de la difusión de una charla que di el 25 de agosto en el campus San Joaquín de la P. Universidad Católica de Chile, me hicieron una entrevista acerca de co-working y la generación de los millenials, o pre-millenials que podrían acceder a estos nuevos espacios de trabajo.

Entrevista a sociólogo UC, experto en coworking

Coworking es una forma de trabajo que permite a distintos profesionales compartir un mismo espacio de trabajo, para desarrollar sus proyectos y a la vez fomentar iniciativas conjuntas. De ello cuenta Jorge Hernández, sociólogo UC, quien dará una charla sobre el tema el martes 25 de agosto.

Los coworking llegaron a Santiago en el año 2011 y desde entonces el número de oficinas que ofrece esta modalidad de trabajo ha ido creciendo.

Ahora existen más de 20 en la capital, dentro de ellos Stgo. Maker Space, inspirado en una iniciativa canadiense. En este lugar, el objetivo es nutrirse de profesionales de otras áreas o disciplinas, a la vez que aumentar las redes de contacto, permitiendo la flexibilidad en el trabajo y el espacio para el emprendimiento.

Estos nuevos espacios de trabajo son el resultado y la vez el reflejo de una nueva generación de profesionales que buscan nuevos estilos de producción, que esperan nuevos elementos del mundo laboral y que muchas veces optan por crear su propio emprendimiento.

De esto nos habla Jorge Hernández, sociólogo UC, Master en Diseño y Artes Digitales, que actualmente trabaja de manera independiente, teniendo como su centro de operaciones el Stgo. Maker Space.

Conocimos su lugar de trabajo y nos encontramos con un espacio único, donde coexisten distintos tipos de profesionales, donde se le da importancia a los sectores de encuentro y uso común, donde si bien hay muchos elementos que hablan de libertad e imaginación, hay reglas que se deben respetar.

Seguir leyendo en http://vidauniversitaria.uc.cl

Programa CultUp para Emprendedores por primera vez en Chile

Microsoft Word - CultUp ahora en Chile.doc

El martes 23 de junio participaré como expositor en CultUp Chile, con el tema de Design Thinking, Co-Working  y Cultura Maker.

Sigue leyendo

Charla sobre nuevos estilos productivos en JustPeople

charla-coworkingA fines de abril pasado di una charla, invitado por SocialLab Agency, que titulé “Del teletrabajo al co-working: estilos productivos en la sociedad del enjambre”. La idea surgió a raíz de algunas conversaciones con un antiguo colega dedicado a la innovación social y el emprendimiento organizacional en la que coincidimos en ciertas miradas de los procesos de cambio que se están produciendo en la concepción del trabajo, el desarrollo de las ciudades modernas, la digitalización de lo humano y la fusión de ocio / productividad y lo privado / público.

Whatsapp y los emoticones que vienen

Mientras más emociones agregamos al WhatsApp, más complejo será el juego de intercambio afectivo entre los usuarios.

Mientras más emociones agregamos al WhatsApp, más complejo será el juego de intercambio afectivo entre los usuarios.

Fui localizado por la revista M. de Las Últimas Noticias para dar mi opinión acerca del uso de los emoticones en WhatsApp y qué significa este tipo de íconos en una aplicación que se convirtió en casi adictiva para los ciudadanos consumidores de las urbes actuales. Es que el famoso WhatsApp se usa no solo para escribir sino que también para intercambiar una serie de dibujos los cuales, combinados, complementan y universalizan la interacción mediática. Pero siempre, según el reportaje, faltarán emociones que expresar y son los usuarios los que deberían proponer qué dibujos son los que faltan para dar los énfasis que permite este tipo de comunicación. Daniela Torá, periodista, indagó en un grupo de mujeres acerca de cuáles son los emoticones que echan de menos en la aplicación y el ilustrador Fabián Rivas se dio el trabajo de dibujarlos.

A continuación mi cuña:

Captura de pantalla 2015-04-06 a las 23.03.58

Ver reportaje en PDF: lun-emoticones-030515

Los ochos pasos del buen emprendimiento

Fui entrevistado por Pilar Entrala, coordinadora periodística de "La Panera", sobre emprendimiento cultural

Fui entrevistado por Pilar Entrala, coordinadora periodística de “La Panera”, sobre emprendimiento cultural

Captura de pantalla 2015-01-26 a las 13.06.54
Ver PDF
Sigue leyendo