Archivos de la categoría Estudios Culturales

Taller Integrado 2015 en Diseño UDD: Una Travesía por el Santiago Inmigrante y Cosmopolita

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El diseño centrado en las personas puede proyectar soluciones a problemas sociales y aportar al debate por una interculturalidad sustentable en Chile.

Con gran satisfacción, dimos cierre junto al profesor Daniel Oliva a una de las secciones del Taller Integrado 2015 de la Facultad de Diseño de la Universidad del Desarrollo, una instancia en la que convergen durante un semestre estudiantes de las tres menciones de la carrera (Interacción Digital, Espacios y Objetos y Gráfico) con el fin de abordar una problemática de diseño.

A partir de un llamado general sobre “alertas geopolíticas”, el curso fue desarrollando una mirada que se cristalizó en el fenómeno inmigrante en Chile y la Cosmopolitización de Santiago, tema que en el emergente contexto de interculturalidad que vivimos se legitimó como de alta pertinencia y oportunidad. Sigue leyendo

Si quiere hacer antropología en Chile, vaya al Costanera Center. Y escriba un libro.

La elefanta gris de Jumbo se ríe sola, es imbatible

Hasta que se abrió. Al menos el mall. Y con éxito total. No pude resistir la tentación y curiosidad, concurrí al complejo más polémico de los últimos años, el Costanera Center, enorme edificación a la que se ha adjudicado un gran potencial de descontento urbano. Sigue leyendo

Los ‘smart mob’ estudiantiles como nuevo fenómeno socio-tecnológico pop

La sociedad se estaría “saliendo de la pantalla” y ya la podemos ver en la calle en forma de zombies y guerreros marciales sobrenaturales.

por Jorge Hernández Cerda

Fui invitado a la Radio Valentín Letelier, al programa La Media Vitrina, conducido por la periodista Montserrat Madariaga. Se me propuso sugerir un tema de conversación y no dudé en escoger el siguiente: el estilo de protesta creativa que ha caracterizado al movimiento estudiantil de 2011. Sigue leyendo

Seminario de Investigación: Diseño y Etnografía

Rescatamos metodologías de observación para entender a las personas y sus necesidades de interacción, y así encontrar mejores e innovadoras oportunidades de diseño

Hoy concluyó el Seminario de Investigación: Diseño y Etnografía que enseño para el cuarto año de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad Mayor. Este es uno de los programas académicos al que mayor tiempo de planificación he dedicado, ya que sintetiza en buena parte las dos profesiones que he fusionado en los últimos años, esto es, la Sociología y el Diseño. Sigue leyendo

Recife Pop y Mediático

post-uai

“Habría una conexión evidente entre el Carnaval de Recife (pop auténtico, resignificado, renovado) y la Galeria Do Rock en Sao Paulo. El puente estaría en la apropiación creativa de la cultura audiovisual que se muestra en los trajes de la gente en Pernambuco y la moda hiper-moderna de cierto segmento de la juventud paulista que mezcla íconos, símbolos y signos del punk, el new wave, el thrash, la ciencia ficción, con sus respectivos héroes y monstruos, sin caer en el concepto de imperialismo cultural. Es una apropiación cultural activa que propone un remix identitario alojado en el “mundo de la vida”.

Sería interesante crear un puente entre estas manifestaciones y las ideas de Henry Jenkins (culturas participativas). Los nexos con los estudios de la globalización, la etnografía y la convergencia tecnológico/cultural son claros, toda vez que los nuevos medios sirven de vehículos y potenciadores de estos nuevos fenómenos contemporáneos.”

Avatar. Avanzando Cine Sci Fi.

avatar

Foto: Carnaval de Recife, categoría “superhéroes”, un festín para la etnografía de los medios de comunicación.

AVATAR, la última película de James Cameron, es una mezcla de historia de amor bio-tecnológico con mundos de la virtualidad real, en la que unos alienígenas-indígenas se conectan a la Matrix a través de terminales de fibra óptica que tienen incorporado en el ADN del pelo. Sigue leyendo

París 2006

*Escrito mientras resido el año 2006 en Barcelona, España

Nos embarcamos en un viaje improvisado a un destino icono de Europa: París. Nos prestan un piso, en un gesto poco común hoy en día. Había que aprovecharlo, sin dudar. Ulises es el personaje enigmático, que nadie conoce, pero que, sin embargo, abre las puertas de su casa. Sole, mi hermana, a partir de sus gestiones electrónicas, me pide coordinar el asunto desde Barcelona.

Me junto en la Rambla con Ulises y Nora para el traspaso de llaves. Almorzamos y hablamos de la humanidad. Ellos son de izquierda auténtica. Tienen el corazón partido por el naufragio de un ala de los ideales de la modernidad. Pero lo pasamos bien. Tomamos vino y cervezas. Me quedo con las llaves de la casa de un amigo que recién conocía. Que no sabía que tenía.

Con Maite, primero pensamos en ir en bus hasta París, sintiéndonos un poco culpables del gasto de un viaje sorpresa. Luego de evaluar la alternativa in situ en el terminal de buses, el aire a malos compañeros de viaje nos llevó a sacar pasaje en avión low cost.

Volamos hacia París en la irlandesa Ryanair, desde Girona. Llegamos a Beauvais, a 80 kms. de París. Cuando llegamos a la Ciudad de la Luz vimos desde el bus la Torre Eiffel, destellando rayos a toda la urbe, como si siempre hubieran estado ahí. Una primera imagen que se hacía realidad, desde los clichés del cine hasta la experiencia misma.

El aire fresco de París nos relaja, es notable el contraste con el calor anormal de Barcelona. Usando un impreso de Internet, tomamos el Metro. La ciudad no es la misma abajo que arriba: en el subsuelo está la miseria. Las caras serias. Cualquiera se ve distinto allá abajo. Más cansado y destrozado por la vida. Una vez afuera de la red de Metro, vemos un París de cómics, el de Bilal. Una arquitectura elegante, una pelea de haitianos abajo del piso. Nada serio en realidad. Sólo el permanente lamento de la diáspora de tantos apátridas. Una vez en el piso de Ulises, nos sentimos acogidos. La casa de un chileno cercano en muchas cosas. Desde ahí pudimos apreciar el verde tintineo nocturno de los árboles.

Sin un obsesivo plan, salimos al día siguiente. De a poco comprendo por qué París es París. Un emplazamiento apoteósico del casco antiguo me hace pensar por un momento en la búsqueda por crear espacios ideales. Luego pienso que para recibir a los ejércitos hay que diseñar grandes avenidas. Que el cielo y el infierno deben tocarse permanentemente. Y que entremedio marchan hombres y mujeres buscando trascender y alcanzar una mejor vida. Que para detentar poder hay que demostrarlo. Leones de oro, ángeles

Arrogancia. Vanidad. Una reputación de siglos que no se disipa a pesar de las hordas de turistas. La Mona Lisa en el Louvre. Es como ver al Hombre Elefante. Una atracción de circo, con guardias que gritan, caos, prohibido emocionarse. En la fila del café una alemana me reclama histérica haberme adelantado, sin darme cuenta. La oigo rumear contra “los españoles”. El nazismo sigue vigente. El odio por el otro-distinto es innato y no cambia con el pasar de los años. La historia relata los ciclos de la barbarie y las distintas tecnologías disponibles para desplegarla.