Un caso de contenido viral para no olvidar: Matt y su anti-baile global

matt

“Where The Hell Is Matt” será recordada como una de la primeras manifestaciones del cambio de paradigma anunciado por la revista TIME

por Jorge Hernández Cerda

Se trata de un video que ya tiene sus años pero que fue pionero como ejemplo de la audiovisualidad viral a la que hoy estamos acostumbrados. “Where The Hell Is Matt” destaca por su facilidad de lenguaje, empatía y sencillez, atributos esenciales para la auto-comunicación de masas del acelerado Siglo XXI.

Cuando en 2006 la revista TIME decidió que su personaje del año serías “tú” o “todos ustedes”, envió una potente señal respecto a un nuevo fenómeno de la comunicación global en los tiempos de Internet: emergía un nuevo concepto, la “Web 2.0″, o Web Social, que resumimos como aquel estadio en el desarrollo de Internet en el que son los propios usuarios quienes toman el control del contenido de la plataforma, agregando, organizando y comentando minuto a minuto miles de videos, textos y fotografías de internautas del mundo entero. Se abría de esta forma una nueva discusión, que TIME sintetizó en una portada lúdica y creativa, citando la pantalla del famoso portal YouTube.

Y fue justamente este portal el que acaparó la mayor atención en la primera fase de la Web 2.0 – hoy lo es Facebook y Twitter -, al convertirse en un almacén casi infinito de videos caseros, hechos “a mano”, dando paso a una inédita forma de comunicación del Siglo XXI: los videos “virales”, aquellos que ya sea de forma planificada o por accidente, consiguen una rápida propagación en Internet, logrando millones de visitas en corto tiempo.

Videos virales existen por miles en YouTube. Muchos recordarán a Delfín Hasta el Fin, Star Wars Kid, el caso de Taldo, la Tigresa del Oriente, Wendy Sulca y una larga lista de audiovisuales que hacen reír y llorar al mismo tiempo. Otros como “Where The Hell Is Matt” destacan por su facilidad de lenguaje, empatía y sencillez. También, por su mensaje new age en el contexto de la Web 2.0, ese lado amable y altruista de la Aldea Global post MacLuhan que nos enseña que estando Internet presente, los límites geográficos se hacen virtuales, deshaciéndose en los bits y pixeles de la Red.

El magnetismo de un bad-dancer llamado Matt
En 2003, tal como nos cuenta Matt Harding en su sitio web, estando de viaje en Vietnam grabó un día un video haciendo “ese estúpido baile que todos conocen”. Un baile parecido al de un dibujo animado, un trote en punto fijo combinado con una absurda agitación de brazos. El video lo subió a YouTube y pronto sucedió lo impensable: comenzó a registrar visitas en una escala viral por lo que pronto se le ocurriría la idea de replicar ese mismo baile, en distintos puntos de su recorrido.

Más tarde, la marca de chicles STRIDE se interesó por el fenómeno y decidió auspiciar una serie de viajes que junto a los originales daría lugar al compilado de 2008, el cual actualmente registra nada menos que 47.635.835 reproducciones. En este video, vemos cómo Matt comienza su baile en solitario, acompañado únicamente de su compañero de viaje que lo ayudó con la cámara, hasta sumar cada vez más gente en su “bad-dancing”. A medida que el baile de Matt se mantiene constante, los destinos se hacen cada vez más sorprendentes, así como sus compañeros de danza: India, Australia, Kuwait, Islandia, Madagascar, son solo algunos de los países visitados que sirvieron de telón de fondo para lo que se convirtió, finalmente, en una fiesta.

Un método propio de las “multitudes inteligentes”
El caso de Matt y su “endemoniado” video destaca además por el método utilizado para grabar cada una de sus partes. Matt, logra que sus micro-fans participen de la performance por medio de avisos en Internet. Una vez que el danzante define un destino, avisa a sus contactos y define un punto de encuentro al más puro estilo de los Flash Mobs, o bien, reunión espontánea y efímera entre personas coordinadas en red que Howard Rheingold bautizó en su libro “Multitudes Inteligentes”. Es este carácter libre y relajado de la hazaña de Matt lo que se refleja en el video, con la música de Deep Forest de fondo, que ayuda a crear una atmósfera universalista, propia de la era Internet.

Where The Hell Is Matt pasará a la historia de Internet como una de la primeras manifestaciones del cambio de paradigma anunciado por la revista TIME. El cómo un diseñador de videojuegos, aburrido de su trabajo, logró cambiar el sentido de sus viajes por medio de un video divertido, con un insospechado potencial en red.

A continuación, el sitio web de Matt y sus videos en YouTube (versiones 2008 y 2012).

Comentarios cerrados.