Archivos de la categoría Espacios

Si quiere hacer antropología en Chile, vaya al Costanera Center. Y escriba un libro.

La elefanta gris de Jumbo se ríe sola, es imbatible

Hasta que se abrió. Al menos el mall. Y con éxito total. No pude resistir la tentación y curiosidad, concurrí al complejo más polémico de los últimos años, el Costanera Center, enorme edificación a la que se ha adjudicado un gran potencial de descontento urbano. Sigue leyendo

En FILE 2010, Festival Internacional de Lenguaje Electrónico, São Paulo

El objetivo de este coloquio fue presentar panorámicas generales de un campo emergente en Brasil, Perú, Argentina y Chile como es el lenguaje electrónico y sus expresiones estéticas y culturales.

Fue una semana intensa en la metrópolis paulista. En la décimo primera versión del FILE, tuve el privilegio de abrir FILE SYMPOSIUM 2010 a través del “Coloquio de Arte Digital Sudamericano: Brasil y el Cono Sur Dialogan”. Sigue leyendo

Cultura Digital en la Biblioteca de Santiago

seminarios-talleres.jpg

A partir de la próxima semana y con el apoyo del Centro Cultural de España, se realizarán una serie de actividades en la Biblioteca de Santiago enfocadas hacia la reflexión y el aprendizaje práctico de una serie de temas de la cultura electrónica digital de hoy. La iniciativa es de Ricardo Vega, artista y gestor en el área, y el programa es el siguiente: Sigue leyendo

Land-art en el kilómetro 300

parque-eolico.gif

Los parques eólicos no son solo una solución de energía sustentable sino también espacios de una estética entrañablemente futurista.

En el kilómetro 300 de la Ruta 5 Norte de Chile, se encuentra el Parque Eólico Canela, una iniciativa de Endesa Eco para desarrollar Energías Renovables No Convencionales, que busca, según reza la placa del mirador, “promover y fomentar proyectos que utilicen tecnologías limpias y amigables con el medio ambiente”.

Diez molinos gigantes se pierden en el horizonte costero de la IV Región, mientras el Rey Eolo anima estas enormes aspas más altas que la Torre Entel. Al sonido del viento se suma un suave susurro de servomotores, amalgamándose en uno solo el soplido de las nubes y una fina mecánica eterna. El cuadro es un recorte del futuro, de un único futuro posible para aliviar la fiebre de Gaia. Un espacio en el que tecnología no equivale a depredación.

Si bien algunos expertos afirman que la tasa de energía eléctrica que estaba proyectada en este parque es muy inferior a lo esperado, vale la pena parar en el camino de La Serena a Santiago y contemplar este espacio de Land-Art.

De lo virtual a lo real, en Guadalajara

Una gran acogida y la sensación de haber estado en un Festival de los grandes fue lo que me traje a Chile.

Entre el 6 y el 13 de Marzo estuve en México, invitado al XXIII Festival Internacional de Cine en Guadalajara, uno de los puntos de encuentro más importantes de la industria del séptimo arte a nivel iberoamericano.

Luego de una labor de cinco meses a través de Internet desarrollando y diseñando el Sitio Web oficial del Festival, y sin conocer físicamente al equipo de trabajo que en Guadalajara trabajó en los contenidos, salí disparado en un cohete de AeroMexico a convertir los kilos de bits remezclados en todo este tiempo, en átomos.

Mucho trabajo, reuniones y buen cine, fueron la pauta de una semana cargada de asombro, desde ver la imagen de la Catrina del Festival, que tantas veces retoqué en Photoshop, convertida en gigantografía en distintas partes de la ciudad, hasta conocer personalmente al equipo del Festival, con quienes intercambié e-mails durante varios meses.

Una gran acogida y la sensación de haber estado en un Festival de los grandes fue lo que me traje a Chile. Sin duda de los mejores viajes de trabajo de mi vida.

También, me di el tiempo de escribir comentarios de las películas que vi:

Sólo me faltó escribir algo de la cubana “Personal Belongings”, que fue la última antes de venirme. Buena película, aire fresco para el cine cubano.

Biblioteca de Santiago

vicuña-maite

Escribo desde un PC de la Biblioteca de Santiago. No la conocía. Desde Barcelona pensaba que este lugar podía ser lo más parecido a la CaixaForum. Y se parece. No está nada de mal este sitio. La colección es un poco escasa, pero el concepto general me agrada. Ojalá se sigan multiplicando espacios como este. Imagino un futuro agradable viniendo a esta biblioteca en el Transantiago. Pero más me gustaría tomar un TransLaSerena y explorar campos tan modernos como este, pero en regiones.