Archivo de la etiqueta: héroe

Mirageman: nuevo héroe chileno

mir.jpg

Un héroe al estilo de Taxi Driver, un don nadie que en su soledad encuentra el camino hacia la realización.

Aunque quedé con muchas dudas luego de ver el trailer en YouTube, y sospechando que corría un riesgo al ver esta película, mi cercanía con las artes marciales y mi gusto por las películas que “le llevan combo y chuleta” me llevaron a tomar el Metro, bajarme en la estación Simón Bolívar y hacer el ritual completo del cine-consumo para ver Mirageman.

Al cabo de media hora comencé a ofuscarme con la cámara temblorosa y la predecible simplicidad de la historia. ¿No sería mejor ver esta película en DVD? ¿Para qué en el cine?

Pero a mi lado la gente comenzaba a reír. Por el humor blanco que tiene, pensé, en las secuencias de Mirageman en la prensa y los inocentes cambios de nombres: El Mercurio por El Neptunio, Cosas por Things, La Segunda por Segundo a Segundo.

Las risas también venían por las infaltables referencias al “flaite” chileno que tanto cariño ha cosechado en el imaginario del país y que compite codo a codo con la cazuela y la cueca. Pseudo-Robin es un “flaite” que se ofrece de asistente de Mirageman en sus aventuras, logrando un efecto de humor local al personificar al chileno “aperrado” y quijotesco que se mete valientemente en algo que lo supera.

Pero vamos a la historia, por precaria que sea. Antes, una aclaración: Mirageman es más bien un héroe, no un superhéroe. No tiene super poderes. No vuela ni escala edificios como araña. Anda en micro. Y trabaja como matón de discoteque. Es más bien un héroe al estilo de Taxi Driver, un don nadie que en su soledad encuentra el camino hacia la realización, sumergiéndose en las fauces de la criminalidad para rescatar a un inocente.

Lo interesante es que Mirageman es un experto en artes marciales. Su fuerza, agilidad y gestualidad es lo que salva a la película, habilidades que hacen gala en el más puro estilo de cine de kárate clase C. Como buen personaje clase C, apenas habla y cuando lo hace es mejor que pase rápido. Es su cuerpo y su máscara azul de bandera chilena quienes hablan.

La historia
Maco Gutiérrez es un solitario guardia del Passapoga que un día frustra por accidente un asalto en la casa de una conductora de televisión. Este hecho lo convierte en un famoso anónimo y estimula una notable mejoría en su hermano autista internado en una clínica. Sin pensarlo mucho, el invencible Maco se toma en serio el rol de héroe y junto con adoptar un traje especial, comienza a través de e-mail a recibir encargos que él gustoso resuelve. Un día, acepta la peligrosa misión de rescatar a una niña de una red de pedofilia. En esta aventura final, y luego de liberar a la niña, Maco recibe una bala en el cuello y se le ve caer a un pozo. Su cuerpo no aparece. Situación perfecta para seguir con la segunda parte en la que apostaría que Mirageman recibe ayuda médica en un laboratorio clandestino y recibe esta vez una habilidad sobrenatural para convertirse en un verdadero super-héroe.